La exfoliación sirve para eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel. La exfoliación permite renovar las células, regenerar así como activar la microcirculación para favorecer el drenaje.

Hay dos tipos de exfoliantes: en primer lugar los físicos en forma de gránulos o bolitas y en segundo lugar, los exfoliantes químicos, mediante lociones.

La piel está más receptiva para absorber los principios activos. Se debe hacer desde abajo, de los pies hasta arriba. Circular en abdomen, pechos y glúteos. Se debe acabar con agua fría para tonificar. Se hace una vez por semana.

Para las pieles sensibles, es preferible escoger productos suaves y con gránulos finos.

¿Tu piel está preparada para el verano?

Llega el verano y empezamos a mostrar nuestra piel y a exponerla al sol. Debemos prepararla para evitar los daños solares y lucirla con todo su esplendor.

Para un buen cuidado de la piel, es necesario realizar una exfoliación facial corporal periódica. Antes del verano está indicado para obtener un bronceado radiante y uniforme. Utilizando la crema de protección solar adecuada a cada tipo de piel.

Después del peeling o exfoliación, la piel aparece más luminosa, flexible y suave; a la vez que se vuelve más permeable para los productos que apliquemos. Sus principios activos penetraran mejor, obteniendo mejores resultados.

Desde BenuSalud, te informaremos sin compromiso. Pide cita en nuestro centro de estética de Sant Cugat.